Publicado por Matteo Vitali, nutricionista en Keval+

¿Quieres una consulta privada con el equipo de Keval?

☑️Contacta con nosotros sin compromiso

La disfunción eréctil es un tipo de patología cada vez más común en las consultas médicas. Este problema está caracterizado por la falta o incapacidad de poder lograr una erección correcta durante el acto sexual, la masturbación u otro tipo de estimulación mecánica del pene. En este artículo hablaremos de las erecciones y de cómo mejorarlas, proporcionando al lector una visión global y así quitar el miedo a esta patología, ya que gracias a la comprensión de los mecanismos que se ven involucrados, se están investigando nuevos tratamientos eficientes que es bueno que conozcas.

¿Por qué es importante mejorar los problemas de erección?

En las últimas décadas se han hecho muchos estudios para poder determinar la prevalencia de la disfunción eréctil, afectando a un gran porcentaje de varones:

  • 3.9% de 25-39 años.
  • 6.3% de 40-49 años
  • 15.9% e de 50-59 años
  • 32.2% de 60-70 años.

Al agrupar los datos de disfunción eréctil mencionados, se obtiene  una incidencia total de disfunción eréctil en el territorio nacional del 42%; afectando, por tanto, a uno de cada 2.5 hombres en España.

Un error muy común es confundir la falta de erección con el estímulo o apetito sexual, ya que aunque la falta de erecciones está casi siempre presente en los pacientes con ausencia de libido, no son lo mismo.

¿Qué puede causas problemas de erección?

La mayoría de las veces la disfunción sexual suele ser la causa de alguna otra enfermedad y/o alteraciones del organismo, como podrían ser cáncer, alteraciones hormonales, abuso de medicamentos o sustancias dopantes; enfermedades metabólicas como obesidad, hipertensión y diabetes mellitus, entre otras. Además, no podemos olvidar que los factores psicológicos también juegan un papel importante en las erecciones y pueden incluso afectar más el apetito sexual que la disfunción en sí, ya que la erección suele surgir del apetito sexual, y si no estamos bien anímicamente no hay apetito y, por tanto, erección. 

El factor psicológico puede ser a su vez la causa directa de la falta de erección, como son trastornos mentales, depresión severa, baja autoestima etc., o agravante de la disfunción eréctil. Por tanto, determinar la etiología de los trastornos psicológicos es crucial para cualquier tratamiento y se debe abordar al paciente bajo muchos puntos de vista: estrés laboral, abusos de sustancias ilícitas, estilo de vida, alimentación, etc.

Actualmente, se ha demostrado que la alta prevalencia de disfunción eréctil es causada por factores “ambientales” modificables, abriendo un hilo de esperanza para su prevención mediante un correcto estilo de vida. Del mismo modo, cambios en los hábitos de vida de los pacientes una vez instaurada ya la patología, también son eficaces para revertir, en gran medida, la disfunción eréctil.

Antes de adentrarnos en el posible tratamiento disponible hoy en día para la disfunción eréctil, me gustaría profundizar más detalladamente en la prevención de la misma: 

  • Dejar de fumar: el humo de tabaco afecta al sistema cardiovascular La erección requiere de un aumento de los niveles de sangre hacia el pene durante el acto sexual. Las sustancias tóxicas del tabaco pueden afectar a las pequeñas arterias y venas de los vasos sanguíneos del pene.
  • Mantener un peso y una dieta saludables: el mantenimiento de una correcta glucosa en sangre es fundamental para las erecciónes sexuales. La hiperglucemia típica de la diabetes y prediabetes se ha relacionado claramente con la disfunción eréctil.
  • No abusar de fármacos: existen varios medicamentos, algunos de ellos de venta libre, que podrían causar disfunción eréctil, como son: diuréticos o medicamentos para la presión elevada, antidepresivos y  antiansiolíticos, antihistamínicos (que bloquean la producción de testosterona), fármacos antinflamatorios no esteroideos, entre otros. 
  • Evitar el uso de sustancias como drogas o dopantes: ya que inhiben el sistema nervioso, bajan la libido o apetito sexual.

¿Cómo tratar los problemas de erección?

Si estás leyendo este artículo y te encuentras en esta condición patológica, es importante que entiendas que la primera línea de actuación para el tratamiento de la disfunción eréctil es revertir aquellos factores relacionados con nuestro estilo de vida que podrían suponer una barrera para lograr el tratamiento clínico.

Llevar un estilo de vida muy activo, mantener el nivel de grasa saludable, tener una buena calidad muscular, evitar la exposición a fármacos, tóxicos o drogas, se consideran los primeros objetivos a alcanzar. En el caso de no mejorar las erecciones, los médicos pueden optar por otros tratamientos más directos para revertir la disfunción eréctil.

Como este artículo no quiere profundizar en los fármacos y tratamientos médicos actuales, solo comentaré que se suelen dividir en tratamientos químicos, con vasodilatadores como la viagra, reposición hormonal…; físicos, con un aparato de succinación; y en los casos más extremos y, siempre como último recurso, se podría recurrir a la cirugía, donde se reconstruye la arteria del pene o se inserta un implante para erguir el pene.

Suplementos para mejorar los problemas de erección

os médicos no deberían de subestimar la importancia del estilo de vida de las personas al tratar la disfunción eréctil. Por ejemplo, como he mencionado anteriomente, se ha demostrado la clara relación que tienen las enfermedades vasculares, así como la diabetes, en la insurgencia y progresión de la disfunción eréctil. Además, parece ser que todos aquellos tratamientos destinados a mejorar el riesgo a las enfermedades cardiovasculares resultarían también útiles la disfunción eréctil.

El estilo de vida, a su vez, está claramente relacionado con estas enfermedades y es importante cambiar el punto de vista en las clínicas de urología y tratar al paciente con un enfoque más holístico. Lamentablemente, los suplementos dietéticos destinados a mejor la fertilidad, o en este caso la disfunción eréctil, son vistos por muchos médicos, así como algunos pacientes, algo significativamente distante de la validación clínica.

Aquí os voy a explicar los principales suplementos que siguen siendo estudiados para mejorar la disfunción eréctil de manera individualizada en cada paciente. No nos centraremos en los mecanismos moleculares que están involucrados en la eficacia de estos suplementos, pero es importante entender que la disfunción eréctil está causada principalmente por tres “alteraciones” del organismo:

  1. Falta de vasodilatación y flujo sanguíneo
  2. Falta de testosterona
  3. Barreras psicológicas

Los suplementos de los cuales hablaremos actúan principalmente sobre la funciones vasodilatadoras, pero es importante recordar que la mayoría de las veces, los 3 mecanismos están presentes en diferentes proporciones en la disfunción eréctil.

¡Recuerda! siempre consultar con tu medico (o algunos otros, así  podrás tener más puntos de vista médicos) antes de empezar a utilizar algún suplementos dietético.

El mecanismo por el cual actúan estos suplementos es aumentar la cantidad de algunas moléculas químicas, como el óxido nítrico, que favorecen la relajación de los cuerpos cavernosos (ver foto), haciendo que la sangre fluya por la arteria y permitiendo así la erección, mientras la uretra (por donde se orina) se cierra. Por un proceso similar a los de los  hombres, en las mujeres se produce la erección del clítoris.

Dhea

La DHEA o dehidroepiandrosterona es una hormona esteroidea precursora de las principales hormonas sexuales masculinas y femeninas, y muchos estudios han demostrado que disminuye con la edad, así como la testosterona.  Se ha demostrado que la DHEA podría mejorar la disfunción eréctil, la elasticidad de los vasos (y por tanto el flujo sanguíneo), así como aspectos psicológicos que podrían agrabar la enfermedad de algunos sujetos en particular (enfermedad de Addison, hipertensión, y disfunción eréctil sin causas aparentes). El problema es que en América es muy utilizada en las clínicas de fertilidad y se vende como suplemento, mientras que en España la legislación es más prohibitiva. 

L-arginina y L-citrulina

Otros del suplementos utilizados por sus efectos vasodilatadores son la L-citrulina y su derivado, el aminoácido L-arginina

La L-arginina, además de ser uno de los 20 aminoácidos que constituyen todas las proteínas, también es utilizada por las células de todo el cuerpo como señalizador para aumentar el óxido nítrico (molécula descrita anteriormente con efecto vasodilatador). De hecho, una reciente revisión del 2018 afirma que los suplementos de L-citrulina se pueden recomendar de forma segura a pacientse con disfunción eréctil leve o moderada.

Panaz ginseng

El ginseng es considerado por la medicina tradicional china como un potente afrodisíaco. En los últimos años, los estudios alrededor de esta raíz han aumentando muchísimo. Un meta-análisis del 2018 sobre una recopilación de diferentes productos herbales determinó que el ginseng era uno de los más prometedores para tratar la enfermedad, pudiendo tener un efecto significativo en la función eréctil, la función organísmica, el deseo sexual, la satisfacción interpersonal y total, y un efecto leve-moderado en los niveles de testosterona.

L-carnitina y Vitamina B3

Como he dicho anteriormente, una mejora general de las funciones cardiovasculares puede traducirse en una mejora de las funciones eréctiles. Por ello, la L-carnitina y la vitamina B3 usadas para tratar las enfermedades cardiovasculares pueden resultar útiles en el tratamiento de la disfunción eréctil, con o sin tratamiento estándar (viagra).

Además, diferentes estudios han demostrado que la L-carnitina junto a L-arginina y vitamina B3 mejoran de la función eréctil más allá del aumento de la rigidez del pene.

Tribulus terrestre

El tribulus terrestre o abreojos es una planta verde distribuida prácticamente en  todo el mundo. Se usa muchísimo en la medicina china para combatir infecciones urinarias así como para favorecer la producción de leche en la mujer. Además, en la medicina adyurvérica es utilizado como afrodisíaco y tonificante.

Las propiedad que más caracteriza a este suplemento es su capacidad de elevar los niveles de testosterona. Sin embargo, aunque se usa con ese fin, los estudios clínicos con Tribulus en hombres con niveles de testosterona normal no han demostrado aumento en sus niveles basales ni  la masa muscular. Solamente en algunos casos, debido a un sobre entrenamiento o a falta calórica, el tribulus, eleva los niveles de testosterona y mejora las puntaciones de índice de disfunción eréctil.

Antioxidantes

El estrés oxidativo y la inflamación crónica de bajo grado podrían ser unos de los factores que causan la disfunción eréctil, como se ha visto en varios estudios. De hecho, se ha observado que las dietas y los suplementos dirigidos a combatir el estrés oxidativo mejoran la función sexual. Una dieta mediterránea, en la cual abundan legumbres, frutos secos, verduras, cereales integrales y pescado, ricos en minerales como el zinc, los nitratos, el omega-3 y diferentes vitaminas, podría actuar como suelo fértil para lograr una óptima función eréctil.

¿Sólo con los suplementos es suficientes?

La etiología de la disfunción eréctil como has podido ver en este artículo es muy variable. Las causas de la falta de erección podrían tener más de un origen, por tanto, tendrás siempre que acudir a una profesional de la salud (más de uno muchas veces; como un equipo multidisciplinar) para que evalúen de manera específica tu situación y guiarte a lo largo de todo el proceso así como aconsejarte en las opciones de tratamiento más individualizada por ti.

Bibliografía

  • Calogero y Aversa 2017. The use of nutraceuticals in male sexual and reproductive disturbances: position statement from the Italian Society of Andrology and Sexual Medicine (SIAMS). J Endocrinol Invest 40, 1389–1397. 
  • Gentile y Antonini 2009. Effect of propionyl-L-carnitine, L-arginine and nicotinic acid on the efficacy of vardenafil in the treatment of erectile dysfunction in diabetes. Curr Med Res Opin 25, 2223–2228.  
  • Gianfrilli y Lauretta 2012. Propionyl-L-carnitine, L-arginine and niacin in sexual medicine: a nutraceutical approach to erectile dysfunction. Andrologia 44, 600–604.  
  • Zhang y Radisavljevic 2011. Dietary antioxidants improve arteriogenic erectile dysfunction. Int. J. Androl. 34, 225–235.  
  • Borelli y Colalto 2018. Herbal dietary supplements for erectile dysfunction: a systematic review and meta-analysis. Drugs  78 , pages643 – 673 
  • Sakka 2018 Dehydroepiandrosterone and erectile function: a review World J mens Health  36 (3): 183-191. 
  • GamalEl y Abdel Salam 2019. Tribulus terrestris versus placebo in the treatment of erectile dysfunction and lower urinary tract symptoms in patients with late-onset hypogonadism: A placebo-controlled study. Urologia 86, 74–78.  
  • Roaiah y El Khayat 2016. Pilot Study on the Effect of Botanical Medicine (Tribulus terrestris) on Serum Testosterone Level and Erectile Function in Aging Males With Partial Androgen Deficiency (PADAM). J Sex Marital Ther 42, 297–301. 

Sitio web