Publicado por Sergio Gómez, nutricionista en Keval+

En este artículo vamos a hablar de un tipo de estrés que sufren muchas personas en la actualidad, o que al menos, todos hemos padecido en algún momento de nuestras vidas.  Al tipo de estrés al que me refiero es al propiciado por el trabajo, ESTRÉS LABORAL.

El ESTRÉS LABORAL no es menos importante o peligroso para nuestra salud como lo pueden ser otros tipos de estrés, ya que puede llegar a intervenir negativamente sobre:

  1. El ejercicio de nuestras funciones como trabajador.
  2. Nuestra vida social: amigos, hobbies, ejercicio, leer, tiempo para uno mismo.
  3. La conciliación familiar: Pareja, hijos, padres.
  4. Nuestra autoestima y autorrealización personal.

No importa si eres [email protected], [email protected], [email protected], [email protected], policía, personal de limpieza, periodista o youtuber. En todos los sectores o gremios suceden situaciones estresantes tanto de funcionamiento interno como externo, como por ejemplo:

¿Quién no ha tenido un jefe o compañero que te ha hablado mal? o ¡un compañero que intenta pisotearte para quedar por encima de ti y quitarte tu puesto!, o ¡un cliente que traslada su fracaso o su mala elección diciendo que eres un mal profesional!, ¿quién no ha sido insultado por alguien en el trabajo, cuando se trabaja en la calle o establecimiento público por ejercer tu jornada laboral? o mejor aún, ¡¿quién no asume sus fallos como profesional e intenta darles solución,  estresándose por lo mal que lo tratan o le hablan los compañeros o clientes?

Apuesto a que ahora mismo estás leyendo este artículo y te sientes identificado plenamente. Intuías que algo no marchaba bien pero no sabías qué era, y al leer estas palabras te sientes liberado y comprendido. Sigue leyendo, aún hay más. Quiero ofrecerte posibles herramientas para poder identificar el origen de tu estrés laboral, cómo combatirlo y cómo vencerlo.


¿Qué es el estrés laboral?


Estoy seguro de que habrás oído hablar sobre qué es el estrés, puesto que muchos profesionales de la salud catalogan al estrés como una de las mayores enfermedades del siglo XXI. El estrés, se define según la biología, como la respuesta del organismo ante una situación de peligro o amenaza, que pone en marcha procesos fisiológicos como la estimulación de adrenalina o aumento de la frecuencia cardíaca para posibilitar esa respuesta de “huida” o “ataque”, según corresponda en cada caso.

Si la situación de estrés vivida se representa como algo ocasional y no continuado en el tiempo podemos considerar dicho estrés como “AGUDO”. Si por circunstancias, el estrés que se genera en la persona no es ocasional, sino algo continuado en el tiempo, pasamos a hablar ya de estrés “CRÓNICO”, es decir, que se acentúa en el tiempo.


Estres agudo y estres cronico

Los procesos fisiológicos que se ponen en marcha en ambos casos son muy contradictorios, es decir, el proceso agudo puede ser estimulante para poder adaptarnos a la situación vivida, generando “CORTISOL” que es una hormona que tiene un efecto positivo en nosotros a corto plazo; pero la cosa cambia cuando este proceso se repite una y otra vez, pudiendo generar problemas a nivel sistémico como indico en la tabla.

Pues bien, esa situación de estrés, puede desencadenar muchas situaciones cotidianas como puede ser una situación familiar, una discusión de tráfico, una agresión física, exámenes en la universidad, o una situación inesperada social, en la que podría introducirse nuestro propio “TRABAJO”. 


Cómo prevenir el estrés laboral


Voy a darte algunos tips que te ayudarán a superar tu situación de estrés laboral:

Debes ser honesto contigo mismo e identificar la causa real que te está causando el estrés.

Sí, lo estás leyendo y comprendiendo correctamente, debes identificar la causa o causas que te cree malestar. En ocasiones puede ser un compañero o jefe o un cliente. Otras veces  debemos asumir que la causa puede estar en nosotros mismos. Si la causa es que tu trabajo no te hace feliz, piensa porque no te hace feliz, piensa como te sentías cuando empezaste a trabajar y con la ilusión que ibas cada día. Tras ello, valora que ha pasado desde entonces y sé honesto “¿ha cambiado el trabajo, o ha cambiado tu forma de verlo?”, simplemente plantéatelo.

Debes separar tu vida laboral de tu vida personal.

Aprender a respetar los descansos necesarios para desarrollar tu función laboral, es crucial para mantener la concentración en lo que haces, no perder la motivación y no generar carga emocional al respecto. HAY QUE TRABAJAR PARA VIVIR, NO VIVIR PARA TRABAJAR.

Comunicación transparente con tu superior.

Dentro de una empresa o del funcionariado hay escalas jerárquicas a las que estamos supeditados todo trabajador, pero el problema es no aceptarla y la mala comunicación. Por lo tanto, esa aceptación y una comunicación fluida entre superiores y trabajadores es vital, y por ello, debes expresar todo aquello que piensas pero eligiendo muy bien la forma y el escenario en que lo haces. 

Comunicación transparente con tus compañeros.

Todo lo que ocurra bueno o malo, háblalo con tu compañero, porque al final, es con la persona o personas que más tiempo vas a pasar después de tu familia. Un entorno acogedor y de cercanía elimina muchas tensiones en el trabajo. Si hay algún tipo de problema, háblalo con tu compañero, evitarás muchas situaciones que crean negatividad y el consiguiente estrés en el trabajo por mal ambiente a causa de supuestas pretensiones, que en ocasiones son falsas “percepciones”.

Aprende a poner límites, aprende a decir NO.

Es más cómodo decir sí a todo lo que te piden antes que decir NO. Todos hemos pensado alguna vez “es que si no lo hago me despedirá” “lo hago esta vez pero a partir de ahí ya no lo hago más”; pero la realidad es que en la mayoría de ocasiones lo que nos sabe mal es decir que no, porque queremos agradar y pensamos que podemos con todo. GRAN PROBLEMA. Saber decir NO, no te va a hacer peor persona ni peor trabajador, es sólo un acto de honestidad contigo mismo y que sabiéndolo trasladar a tu superior o compañero con las formas adecuadas será totalmente comprensible.

No crearte expectativas propias sin fundamento

Con ello no quiero decir que nadie tenga aspiraciones, pero si cumples con tu trabajo, lo mejor que puedas, al fin y al cabo es una premisa que debes cumplir por tu profesionalidad, y para ser remunerado. No esperes nada.

Cómo combatir el estrés laboral


Aquí os dejo algunos consejos y recordatorios que te ayudarán a combatir el estrés laboral:

Aprende a comunicarte con los demás de una manera adecuada ante un problema

Aquí entran superiores, jefes, clientes, pacientes.

Marcarte una agenda en el trabajo e intenta cumplir objetivos cada día.

Establecer prioridades en el ejercicio laboral para no agobiarse. Organización en toda regla.

Si trabajas sentado da un paseo cada hora y estira las piernas al menos 5 minutos.

Te permitirá desconectar y ver todo con otra perspectiva. Interactúa con tus compañeros.

Debes pensar en positivo.

Nuestros pensamientos son muy poderosos y si piensas positivo y el ambiente es bueno todo se ve de otra manera. Si es negativo, sé valiente y cámbialo.

Técnicas de respiración.

Puede ser una terapia barata y más gratificante de lo que crees para combatir el estrés. Aparte de termorregulador interviene en el Sistema Nervioso Central rebajando la frecuencia cardíaca. Respiraciones lentas y espiraciones lentas durante 5 minutos. Pruébalo.

Una buena planificación de tu tiempo libre.

Propiciará que desconectes mucho más de tu vida laboral y disfrutar de tu tiempo y de los tuyos. Ello te ayudará a combatir mucho más tu estrés diario. 

Utiliza el deporte como fuente de desestrés fuera del trabajo.

Realiza deporte diario, sino lo máximo que puedas en la semana, pues ello beneficia tu estado de salud en todo su amplio espectro, pero uno de los más importantes es la liberación de endorfinas, que combate el estrés.

Realiza actividades como el yoga y la meditación.

Se ha comprobado que gracias a este tipo de actividades se liberan grandes cantidades de dopamina (neurotransmisor que aporta sensación de energía y bienestar).

Planifica escapadas los fines de semana.

Viajes o actividades en la naturaleza que nos aportan paz y tranquilidad alejados del estrés diario del ámbito laboral o de la ciudad.

Deja tu móvil de empresa si no te toca trabajar

Si no estás de guardia, deja tu móvil de empresa los viernes, -o día de la semana que dejes de trabajar-, en el despacho, y conecta realmente con tu vida.

Como Nutricionista veo esta problemática cada día en consulta. La carga emocional a la que hoy en día está sometida la sociedad, laboralmente, en cuanto a competencia, objetivos y exigencia, hace que la presión suba de nivel y se encuentren en los escenarios que explico en este texto. 

Es crucial abordar este tema con la máxima profesionalidad y con las herramientas necesarias para poder ayudar al paciente, pues aparte de interpretar datos bioquímicos en analítica, y datos antropométricos –entre otras pruebas-, hay algo que no se mide, que no está muy de moda y es fundamental, “escuchar y comprender al paciente”

Muchos dirán que “eso no es faena nuestra, eso para los psicólogos”, lo cual es cruel y nos deshumaniza como sanitarios. Escuchar al paciente, comprenderlo y derivarlo a un psicoterapeuta en todo caso, cuesta 15 minutos de tu consulta. En Keval+ Wellness abordamos al paciente como ser humano y de una manera integrativa, viendo lo que le ocurre sí, pero ahondando en el origen del problema para ayudarle a solucionar, en la medida de lo posible, su problemática de salud.


BIBLIOGRAFÍA


El estrés laboral: definición, causas y consecuencias para la salud, Blog neuronup.com, AMUNE: Asociación Murciana de Neurociencia, 9 de Octubre 2018

Superar el estrés laboral, Medline Plus,  Biblioteca Nacional de Medicina de los EEUU, 08 de agosto de 2018

Burnout (Síndrome del Quemado): cómo detectarlo y tomar medidas, Jonathan García-Allen, Psicología y mente, https://psicologiaymente.com/organizaciones/burnout-sindrome-del-quemado