Publicado por Víctor Bustamante, Nutricionista en Keval+

En la carrera deportiva de cada atleta nos encontramos momentos en los que el deportista puede con todo y se encuentra pletórico. En estas fases consigue su mejor punto de rendimiento, desciende rápidamente de peso, logra una composición corporal en la que baja fácilmente la grasa y aumenta la masa muscular. El atleta descansa y rinde en los entrenamientos como el que más, tiene mayor energía y metaboliza de forma correcta.

Llegados aquí es cuando el deportista se encuentra tan bien y obtiene tan buenos resultados que quiere competir en todas las competiciones que pueda y además lo hace con éxito.


Ese punto es el más delicado fisiológicamente hablando, es cuando el organismo se está esforzando para cumplir las demandas del atleta y utilizar todos los recursos necesarios con el fin de obtener el rendimiento que la competición exige.

La nutrición y el correcto balanceo de nutrientes son la clave junto al descanso y la programación del entrenamiento para poder mantener el pico de forma y evitar caer en lesiones.

¿Qué sucede fisiológicamente en el atleta? ¿Se puede mantener este pico de forma?

Todos los metabolismos y sistemas hormonales trabajan a marchas forzadas y deben buscar el equilibrio entre ellos; con mayor exigencia física hay más estrés, mayor impacto muscular y menores tiempos de recuperación. El organismo debe ser más eficaz a la hora de poner en marcha todas las herramienta para salvaguardar la salud, en este momento es primordial la perfecta estructuración de la nutrición para velar por la salud del atleta y poder conservar ese pico de forma sin que caiga en lesiones, baje su rendimiento o se vea afectado algún sistema hormonal o metabólico.

Cuestiones básicas relacionadas con los macronutrientes y minerales:

 

Hidratos de Carbono:

Son fundamentales para el sistema energético y para la reparación del tejido muscular. Este nutriente es el encargado de reponer los depósitos de glucógeno hepático y muscular, fuente energética rápida que se sintetiza a partir de los hidratos de carbono y que el deportista utiliza como fuente de energía más explosiva. Además, los hidratos de carbono tienen una función muy importante: estimulan la insulina, una de las hormonas más anabólicas de nuestro organismo, encargada de introducir la glucosa junto con los aminoácidos al tejido muscular y reparar el daño causado en el músculo para mantener, evitar el catabolismo y aumentar la masa muscular.

Proteínas:

Su importancia radica en que son los nutrientes encargados de reparar el impacto muscular producido en el deporte, las dosis deben ser acordes a la estructura muscular del atleta y al impacto muscular generado en su práctica deportiva. Son muy importantes las calidades de esa proteína y obtenerla de diferentes fuentes, tanto animales como vegetales. Nos interesa un cómputo global de todos los aminoácidos, principalmente esenciales y el aporte durante las comidas más que en altas cargas, ya que la proteína es el único de los tres macronutrientes que no tiene un depósito donde ser almacenado, sino que es usado por el musculo o transformado tras un proceso metabólico en energía (si no existe hidrato de carbono) o desechado.

Grasas:

A pesar de que hasta hace poco era el nutriente olvidado, las grasas tienen un papel fundamental y notorio en la salud del deportista. Son la base de hormonas esteroideas (testosterona, estrógenos, progesterona…), necesarias para el correcto funcionamiento fisiológico, anabólico y emocional del atleta. Son imprescindibles para la absorción de vitaminas liposolubles (A,D,E,K) y el principal nutriente de las membranas celulares, donde se encuentran los receptores de hormonas y nutrientes. Las grasas tienen un papel antiinflamatorio fundamental para el estrés y la situación inflamatoria a la que se ve sometido el atleta y es un recurso energético más eficiente en el tiempo que los hidratos de carbono, la mitocondria es capaz de obtener más ATP de los ácidos grasos que de la glucosa.

Minerales:

Los minerales son los encargados de mantener el equilibrio interno celular. En condiciones de alto estrés oxidativo se generan más residuos metabólicos que tienden a acidificar el medio, por lo tanto juegan un papel muy importante para alcalinizar y proveer al organismo de los minerales necesarios para que pueda mantener ese equilibrio sin dañar metabolismos y sistemas óseos, musculares etc. Es muy importante el aporte extra en el deportista para compensar la pérdida ocasionada con el sudor.

photo-1480099225005-2513c8947aec

 

Sin lugar a dudas, la nutrición y el correcto balanceo de nutrientes son la clave junto al descanso y la programación del entrenamiento para poder mantener el pico de forma y evitar caer en lesiones y alteraciones de los sistemas que puedan afectar directamente al rendimiento del deportista. En caso necesario se puede acomodar la alimentación con el aporte de suplementos para que el organismo no sufra y note una falta energética o nutricional que ocasione un fracaso en su efectividad.

NUTRICION, SUPLEMENTACIÓN Y ADAPTACIÓN A CADA ATLETA PARA CONSEGUIR LO MÁS IMPORTANTE, SU SALUD.